Pelos encarnados y protuberancias en la piel

Es común que muchos hombres sufran de irritación en la piel después de afeitarse; algunos son propensos a desarrollar un tipo de protuberancias llamadas Pseudofolliculitis Barbae, o PFB. Este problema tiene, como consecuencia, la aparición de protuberancias tras el afeitado que pueden ser dolorosas. Para el control de las protuberancias, Gillette® brinda los consejos necesarios para ayudarte a minimizar la irritación y tener una afeitada cómoda.

Si necesitás consejos sobre cómo tratar la irritación del afeitado que no se relacione con PFB, leé nuestro artículo relativo a la irritación provocada por la máquina de afeitar.

Protuberancias: todo lo que necesitás saber

Las protuberancias y los pelos encarnados comienzan con una tendencia genética entre las personas con pelos extremadamente rizados. La forma irregular de los ejes del pelo rizado y los mismos rizos hacen que los pelos crezcan hacia adentro de la superficie de la piel, a medida que crecen después de ser cortados. Este factor genético hace que el pelo encarnado y las protuberancias sean muy comunes entre los hombres de descendencia africana o indoeuropea. Resulta importante destacar que no todas las protuberancias son PFB, de manera que si sufrís de esta afección, un buen comienzo es consultar siempre a un dermatólogo para obtener un diagnóstico y el tratamiento para los síntomas de los pelos encarnados.

Además de los factores genéticos, hay algunas cosas que pueden suceder durante el afeitado que pueden aumentar las posibilidades de comenzar a tener protuberancias. Cuando el eje del pelo es seco, resulta más difícil que tu máquina de afeitar corte, lo que conduce a más tirones. Esto no solo resulta incómodo, sino que también puede ocasionar que las puntas del pelo se corten en un ángulo, lo que hace que sea aún más fácil que el pelo penetre hacia adentro de la piel al crecer; esto incrementa el riesgo de un brote de protuberancias.

Pelos encarnados y protuberancias en la piel

Consejos para minimizar las protuberancias mientras te afeitás:

1

Limpieza:

Prepará tu piel para el éxito.

Limpiá tu piel frotando de manera suave con agua tibia o utilizá un hisopo de afeitar, antes de afeitarte. Este paso es determinante para eliminar la suciedad y la grasa de la superficie de la piel y liberar los pelos atrapados, lo que permite que tu máquina de afeitar haga un contacto adecuado con tu piel y el pelo.
2

Hidratación:

Suavizar para reducir los tirones.

Humedecé tu cara y usá una crema de afeitar para ayudar a que el agua se mantenga en el pelo. En la medida en que tu pelo absorbe el agua, se hincha y se suaviza, lo que hace que las hojas se deslicen y corten con más facilidad.
3

Afeitado:

Dejá que la máquina de afeitar haga todo el trabajo.

Afeitá con pasadas suaves y dejá que la máquina de afeitar se ocupe de la parte más dura. Afeitate con regularidad para evitar que el pelo crezca lo suficientemente largo como para que entre de regreso en la superficie de la piel. El uso de una máquina de afeitar con varias hojas de la mejor calidad te ayudará a minimizar las protuberancias después de afeitado.
4

Mantenimiento:

Devuelve la hidratación.

La afeitada puede remover algo más que el pelo; la humedad también puede ser eliminada, lo que deja la piel seca, apretada e irritada. Usá un producto humectante para después de afeitar, para que ayudes a recobrar la humedad en tu piel y el pelo facial después de la afeitada.

Limpiar, hidratar, afeitar y mantener. Esos cuatro pasos, combinados con la línea de productos para el cuidado de la afeitada de Gillette, te ayudarán en el manejo de tus protuberancias.

¿Fue útil este artículo?